Penal

Clases y elementos del dolo en derecho penal

Dolo

El dolo, en Derecho Penal, es la voluntad o intención deliberada de cometer un delito aún sabiendo que está prohibido y penado por la ley.

Por lo tanto, se puede decir que una persona actúa de forma dolosa cuando sabe lo que hace y conoce las consecuencias que traerá esa acción u omisión (intención de producir un daño).

La RAE ofrece la siguiente definición: «Voluntad deliberada de cometer un delito a sabiendas de su ilicitud.»

Elementos del dolo

Para la existencia de dolo, tienen que concurrir dos elementos:

  • La voluntad de realizar el acto ilícito, conocido como elemento volitivo o intencional.
  • El conocimiento de las consecuencias y de la ilegalidad de los actos cometidos, denominado elemento intelectivo o intelectual.

Tipos de dolo

En función de la intensidad de los elementos anteriores, se pueden diferenciar varias clases de dolo:

Dolo directo de primer grado

Este primer tipo se produce cuando una persona tiene intención de llevar a cabo un acto ilícito, lo efectúa y ocasiona las consecuencias que pretendía con ese acto.

Dolo directo de segundo grado

Supone que al realizar un acto contra una persona se producen a su vez otros daños adicionales. Estos daños adicionales no se desean directamente pero al realizar el acto delictivo, el autor sabe que se producirán.

Dolo indirecto o eventual

Consiste en que la persona que comete un delito sabe, antes de realizarle, que pueden llegar a suceder otro tipo de consecuencias de manera probable que no pretende con su intención inicial.

Diferencia entre dolo y culpa

Es habitual en Derecho Penal confundir los conceptos de culpa y dolo, pero la diferencia entre ellos es importante sobre todo a la hora de imponer el castigo correspondiente.

Como indicábamos anteriormente, actuar con dolo para cometer un delito penado por la ley implica que sea de manera deliberada e intencionada. Por otro lado, la culpa supone una acción delictiva que se comete sin intencionalidad (por ejemplo atropellar a una persona con el coche de forma accidental).

Esta distinción constituye una tipología de los delitos que los divide en delitos culposos o delitos dolosos.