Laboral

Gran Invalidez, ¿en qué consiste?

Gran invalidez

Una incapacidad laboral permanente puede llegar a anular por completo la capacidad de una persona para realizar cualquier tipo de trabajo.

Esto es lo que sucede cuando un trabajador posee una gran invalidez, que es el grado máximo que puede alcanzar una incapacidad permanente.

¿Quieres saber más sobre la gran invalidez? A continuación te explicamos en qué consiste este tipo de incapacidad laboral.

Tipos de incapacidad laboral permanente

Dentro de la incapacidad permanente se pueden diferenciar cuatro tipos en función del grado:

  1. Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual.
  2. Incapacidad permanente total para la profesión habitual.
  3. Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo.
  4. Gran invalidez.

De estos cuatro tipos, la gran invalidez es la incapacidad permanente más grave y la que se da con menor frecuencia. 

¿Qué es la gran invalidez?

El Instituto Nacional de la Seguridad Social ofrece la siguiente definición: «Es la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos.»

Por lo tanto, la gran invalidez se refiere al grado máximo de incapacidad laboral que se reconoce a un trabajador que padece una enfermedad o lesión que le impide realizar cualquier tipo de actividad o trabajo y, que por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida.

Por lo tanto, esta invalidez supone obligatoriamente que el trabajador necesita la ayuda de otra persona para las actividades rutinarias como vestirse, ducharse o desplazarse.

¿Cuánto se cobra de gran invalidez?

La persona a la que se le ha reconocido una gran invalidez recibirá una pensión vitalicia del 100% de la base reguladora y también un complemento para pagar a la persona que le ayude en su vida diaria.

El importe del complemento a percibir será el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización del régimen general más el 30% de la última nómina del trabajador.