Mercantil

¿Qué es y para qué sirve una patente?

Patente

Una patente es un conjunto de derechos de explotación de una determinada invención, producto o tecnología que concede un Estado para explotar comercialmente de forma exclusiva dicha invención por un periodo limitado de tiempo.

Se trata de un derecho de propiedad industrial. El titular de la patente tendrá derecho a impedir que otras personas físicas o jurídicas exploten industrial o comercialmente la invención mientras la patente esté vigente.

Por lo tanto, la obtención de la patente confiere un monopolio de explotación temporal al titular.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que este derecho de explotación exclusivo se limita únicamente al territorio o territorios donde se haya registrado la patente.

En España las patentes se encuentran reguladas por la Ley 24/2015, de 24 de julio, de Patentes.

Características de una patente

Para comprender mejor lo que son las patentes, deben tenerse en cuenta una serie de características básicas:

  • En primer lugar, las patentes se caracterizan por evitar el plagio de las invenciones y dificultar la competencia en el mercado.
  • Las patentes, por norma general, poseen una duración de 20 años desde la fecha de presentación de la solicitud. Además, es necesario pagar unas tasas anuales para mantenerla en vigor.
  • En caso de que el titular decida no explotar su propia patente, podrá decidir venderla o ceder sus derechos a otra persona o empresa.
  • Los derechos exclusivos que proporcionan las patentes solo tendrán validez en el país o región donde se haya concedido.

Por último, es importante tener en cuenta que los titulares de las patentes a cambio de obtener la exclusividad de uso, están obligados a divulgar y hacer accesible al público la invención.

Esto se realiza mediante la inscripción de la invención en el Registro de Patentes que se encuentra en la Oficina Española de Patentes y Marcas, así como su publicación en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial.