Bancario

¿Cuándo se considera usura?

Usura

El cobro excesivo en concepto de intereses en un préstamo se conoce como usura. Esta práctica tiene como protagonistas a un consumidor y a una entidad financiera.

Generalmente es el primero, el consumidor, el que queda en una posición lastimosa en esta relación. Pues es la entidad financiera la que obtiene una ganancia injusta de dinero a raíz del cobro de esos elevados intereses.

¿Cómo se regula la usura?

Su regulación se realiza a través de una ley centenaria del año 1908, concretamente la conocida popularmente como Ley de Azcárate o Ley de Usura.

Esta normativa sigue vigente en el ordenamiento nacional y su nombre completo es Ley de 23 de julio de 1908 sobre nulidad de los contratos de préstamos usurarios. Consta de 16 artículos.

En el artículo 1 de esta ley se explica qué deberá suceder para que exista usura en un préstamo. No obstante, en la ley no se llega a fijar un porcentaje concreto desde el que se pueda hablar de usura.

Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso ó en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario á causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia ó de lo limitado de sus facultades mentales.

Será igualmente nulo el contrato en que se suponga recibida mayor cantidad que la verdaderamente entregada, cualesquiera que sean su entidad y circunstancias. Será también nula la renuncia del fuero propio, dentro de la población, hecha por el deudor en esta clase de contratos.

Artículo 1 Ley de la Usura

En este punto, es conveniente aclarar que se entiende por contrato leonino aquel que es, según la RAE, «ventajoso para una sola de las partes».

¿Cuándo existe usura?

En base a lo anteriormente expuesto, la Ley de Usura o de Azcárate se fija a la hora de determinar la nulidad de los contratos de préstamos por usura en:

  • Que se aplique un «interés notablemente superior al normal del dinero» y que el prestatario esté en una situación angustiosa o carezca de experiencia en este tipo de contextos.
  • Que el préstamo simule haber entregado más dinero del realmente prestado. Así se evita que el prestamista camufle los intereses a cobrar como capital.

No obstante, y dada la longevidad de la norma, el Tribunal Supremo ha ido trazando a base de sentencias que han sentado jurisprudencia el umbral al partir del cuál se puede hablar de que un préstamo es o no usurario.

Según el Alto Tribunal, la Ley de Azcárate contempla tres tipos de préstamos usurarios al utilizar la conjunción «o» entre los supuestos objetivos recogidos en el artículo 1. Es decir, que si concurre cualquiera de los siguientes supuestos bastaría para poder calificar a un préstamo como usurario.

  1. Que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso.
  2. Que el préstamo reúna unas condiciones tales que resulte aquel leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de una situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.
  3. Que se suponga recibida mayor cantidad que la verdaderamente entregada, cualesquiera sean su entidad y circunstancias.

¿Cómo se sanciona?

La sanción más común es la declaración de nulidad del contrato, sobre la cual el artículo 3 de la Ley de Azcárate explica lo siguiente.

Declarada con arreglo á esta ley la nulidad de un contrato, el prestatario estará obligado á entregar tan sólo la suma recibida; y si hubiera satisfecho parte de aquélla y los intereses vencidos, el prestamista devolverá al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital prestado.

Artículo 3 Ley de la Usura

En este artículo, al margen de la nulidad, también se contempla la devolución del dinero pagado de más.

Usura en tarjetas revolving

Gracias a este pretexto de más de cien años, miles de consumidores pudieron reclamar por los intereses de sus tarjetas revolving. Y es que este producto financiero contaba con un tipo de interés anual superior al normal del dinero.

Tal es así, que en marzo de 2020 el Tribunal Supremo consideró usurarios los intereses de una tarjeta de este tipo de la entidad WiZink y abrió las puertas de los tribunales a todos los afectados.